Los procesos de selección son cada vez más largos y los candidatos se deben enfrentar a pruebas más heterogéneas. Una de las más habituales es la dinámica o entrevista en grupo, en la que se suele plantear un problema o conflicto que los aspirantes al puesto de trabajo deben resolver en equipo. En este tipo de entrevistas los profesionales de recursos humanos suelen buscar un rol concreto que los aspirantes desconocen, así que ante todo conviene mostrarse como realmente se es. Te damos algunos consejos para llegar preparado al día de la prueba.

Consejos para afrontar una entrevista en grupo

  • No veas al resto de candidatos como rivales. Os necesitáis para llegar en equipo a la solución.
  • Intenta ser el líder pero evita el autoritarismo.  No debes imponer tu punto de vista, lo que tienes que hacer es defender tus argumentos e intentar ayudar a conseguir la meta común. Además, hay que tener en cuenta que es habitual que alguno de ellos sea un entrevistador infiltrado.
  • La capacidad de escucha se valora mucho. Presta atención a lo que dicen tus compañeros y nunca les interrumpas.
  • Muestra confianza. Para ello, conviene haber trabajado con anterioridad un tono de voz adecuado y evitar posturas corporales que den fe de tu inseguridad: cruzar los brazos o encoger los hombros, entre otras.
  • Intenta aportar valor añadido. La mayoría de las dinámicas tienen a la empresa como protagonista, así que debes llegar informado.

Por otro lado, estos son algunas cuestiones que hay que tratar de evitar:

  • Tener miedo a expresarte libremente. No temas compartir tu opinión por miedo al ridículo o a la réplica de tus compañeros.
  • Que la presión te haga ser impulsivo y termines hablando sin criterio. Tomate tu tiempo para decidir qué punto de vista vas a defender.
  • Olvidar el nombre de otros participantes.
  • Dejar de lado el objetivo común.
  • Que las ganas de agradar te muestren como una persona demasiado arrogante.