El mercado laboral está en constante transformación fruto de los diversos cambios que experimenta la sociedad, así que el profesional que es capaz de adaptarse a ellos rápidamente parte con una ventaja competitiva que las empresas siempre tienen en cuenta. Por supuesto, depende de cada sector, pero hay algunas capacidades profesionales que cualquier trabajador deberá aunar si quiere tener una exitosa carrera laboral.

Capacidades profesionales - Cetelem Empleo

Capacidades profesionales para los profesionales del futuro (y del presente)

  • Destreza con la tecnología. Parece obvia, pero todavía son muchas las personas que consideran que el desempeño de su trabajo no requerirá de más tecnología que la que ya conocen, lo cual evidentemente no es cierto. La excusa de “no me llevo bien con la tecnología” ha dejado de funcionar, hay que estar al corriente de las últimas tendencias porque nuestro día a día nos lo va a exigir.
  • Capacidad de trabajo en equipo. Este proceso ya ha comenzado, pero irá a más en el futuro. Los líderes exigirán en las empresas a todos los profesionales su punto de vista, su saber hacer y la capacidad para trabajar en equipo, independientemente de su rol jerárquico. Así, ser una persona formada y capaz no será suficiente si no hay detrás unas habilidades sociales que lo complementen.
  • Nuevos idiomas. Además de hablar con soltura inglés y otros idiomas europeos clásicos como el francés o el alemán, los perfiles con dominio de idiomas emergentes serán muy demandados. El chino es la lengua emergente que más se requiere actualmente, en el futuro los expertos señalan el hindú y el ruso. Profesionales con la capacidad de expresarse con soltura en cualquiera de estas lenguas seguro tendrán abiertas más opciones.
  • Capacidad para reinventarse. La automatización hará que el 47% de los actuales empleos desaparezca o cambie radicalmente en los próximos 15 años. Por este motivo, hay que estar preparado para comenzar a desempeñar tareas totalmente distintas. En la misma línea, el tener el mismo trabajo durante toda la vida pasará a ser una situación muy atípica, por lo que como ya sucede en otros países como Estados Unidos, lo más habitual será estar cambiando continuamente de empleo.
  • Eficiencia. La tendencia empresarial es medir cada vez más eficazmente el trabajo de sus empleados y su impacto en los proyectos de empresa y la cuenta de resultados. Así, será muy fácil quién está desempeñando bien su labor y quién no tan bien. Se valorará mucho más la productividad que el pasar mucho tiempo en la oficina.
  • Buena gestión del tiempo. En los próximos años solo tendrán un horario fijo las profesiones que requieren contacto directo con el cliente, el resto podrán organizar su propio tiempo según sus objetivos y sus preferencias. De este modo, habrá que ser responsable para marcarse un horario realista que permita cumplir con los plazos.
  • Movilidad. Deberá ser capaz de trabajar fuera de la oficina mediante portátil, tablet o móvil.  De hecho, los expertos prevén que en las próximas décadas el 80% de los profesionales dejarán de trabajar en un espacio físico tradicional. Herramientas como Dropbox o Google Drive han sido fundamentales en este proceso.