Si has pasado en otras ocasiones por nuestra web es probable que ya hayas ojeado los itinerarios y programas de formación que Cetelem pone a disposición de sus colaboradores como parte de su planes de carreras. Como nosotros, todas las empresas dan cada vez más importancia a la formación en el seno de sus recursos humanos. La evolución y la importancia que las organizaciones dan a la formación de sus empleados no es de extrañar si tenemos en cuenta el entorno socioeconómico en el que nos movemos y la creciente competitividad. 

cetelem formación

Lejos de ser una pérdida de tiempo o un gasto, la formación es una inversión a medio y largo plazo para empresas y trabajadores, ¿por qué?

Por una parte, la evolución de las tecnologías y los procesos productivos (cada vez más modernos y eficientes) nos obligan a modificar constantemente nuestra manera de trabajar y, por supuesto, los conocimientos y las habilidades requeridas para estas nuevas “formas de hacer”. Por otra, la capacidad de competir de las organizaciones depende de su capital humano; el talento es mucho más difícil de conseguir y mantener que cualquier tecnología. La formación de ese talento no es solo una manera de contar con unos profesionales más capaces, también es una herramienta para motivarles y poner en valor sus habilidades.

Para los profesionales, la oportunidad de contar con formación continua por parte de la empresa es la mejor manera de asegurarse estar actualizados, de no oxidar su capacidad de aprendizaje y de abrir nuevos caminos y horizontes con mejores desafíos al final.

El beneficio es mutuo, está claro. Entre las bondades que tiene apostar por el aprendizaje de los trabajadores están:

  • La mejora de la empleabilidad de los profesionales.
  • La mejora de la satisfacción en el puesto profesional.
  • Una mejor integración de las personas.
  • La democratización de oportunidades.
  • El desarrollo de los conocimientos y habilidades de los recursos humanos de la empresa y, por tanto, de su capacidad competitiva.