Cada semana desde Cetelem intentamos acercar temas que sean de interés en el campo de los recursos humanos. En este artículo queremos tratar el “multiempleo”, tendencia cada vez más extendida entre profesionales. Esta realidad, distinta del “pluriempleo”, supone estar contratado por distintas empresas para usar el tiempo de trabajo en varios proyectos compatibles. Distinto del modelo de freelance, el multiempleo se basa en contratos a tiempo parcial que permiten a las compañías disponer de profesionales muy especializados a un coste muy asequible.

El empleado, con varios jefes, ha de ser ético y eficaz, capaz de trabajar al máximo nivel para sus distintos empleadores sin que el funcionamiento de unos afecte al de otros.

Este modelo, capaz de mejorar la competitivad de las empresas y la estabilidad laboral de los profesionalesse va extendiendo como la pólvora, en una nueva cultura empresarial en la que no existe “el trabajo para siempre”. Esta fórmula es una alternativa muy interesante para aquellos que quieren decidir cuál es la mejor estructura laboral y salarial para ellos. Solo posible para quienes sean capaces de no fallar a nadie, atendiendo a todos sus empleadores-clientes en plazo y eficazmente, eso por descontado.

Algunas razones por las que hemos llegado a este nuevo modelo profesional:

* El entorno profesional actual es multitarea.

* El desempleo y las dificultades del mercado laboral nos llevan a intentar cazar un mayor número de proyectos, intentando diversificar el riesgo.

* Cada vez más, los profesionales tratan de unir trabajo e intereses, de manera que puedan dedicarse profesionalmente a lo que verdaderamente les gusta, y no a lo que les da de comer.

* El cambio constante en las empresas, al que todos estamos sometidos, nos lleva a una situación en la que ya no podemos adivinar los proyectos y las tareas asociadas a las que estaremos sirviendo dentro de unos años. Es indispensable estar continuamente reinventándose.